De los 3 metros a los 3 palmos, el miedo en la foto de calle

Raúl Barroso. 2017.

“Zona de confort” seguro que habéis escuchado este termino en muchos ámbitos de la vida. Qué significa en fotografía y cómo salir de esta zona para mejorar cómo fotógrafo es lo que vamos a tratar en este artículo.

Raúl Barroso. 2017.

Cuando empezamos a interesarnos por la fotografía una de las primeras barreras que encontramos es la distancia. Nos sentimos atenazados y bloqueados por una barrera invisible que nos nos deja entrar en la zona de “intimidad” de otras personas. Es como estar en un ascensor con alguien desconocido, es una distancia incómoda. Por eso al principio nuestras fotos tienden a ser distantes. Buscamos encuadres amplios y en muchos casos las fotos no tienen la fuerza suficiente. Esto es por que nos quedamos en nuestra zona de confort y no hay duda de que para que la foto funcione tenemos que estar cerca, muy cerca. Más aún cuando lo que queremos captar son emociones.

Nos ha pasado a todos, el miedo a fallar o a las consecuencias pesa más que la posibilidad de conseguir la FOTO que queremos. Y esto nos mantiene en esta zona cómoda de forma permanente. Nos pasa por dos motivos, por nuestras inseguridades y por la idea preconcebida que tenemos de lo que va a suceder. ¿Cómo podemos poner fin a esto? Vamos al tema.

Por un lado tenemos la inseguridad, para trabajar sobre ella y sentirnos dueños de la situación tenemos que controlar la cámara al 100% y sin dudas. Saber que no vamos a fallar en el momento clave y para esto tenemos que practicar y practicar antes con situaciones que nos sean más fáciles y en las que podamos centrarnos en mejorar la técnica. Tenemos que conseguir que manejar la cámara se parezca más a montar en bici que a programar un vídeo VHS de los 90′. Cuando tenemos claro que foto queremos, la hemos previsualizado en la cabeza y sabemos como hacerla, la mitad del camino esta andado.

Raúl Barroso. 2017.

Ahora falta la parte de atreverse y esto tiene que ver con las ideas preconcebidas.

Nuestra cabeza empieza a trabajar imaginándose todo tipo de fatales desenlaces; nuestra cámara en el suelo, una acalorada discusión o incluso una agresión a lo “cara-anchoa”. Nos empezamos a sentir nerviosos, nos bloqueamos y finalmente la foto se esfuma. Para darle la vuelta a este resultado imaginario tenemos que trabajar sobre nuestras habilidades sociales y preparar el momento con antelación. Estar tranquilo y sonriente es lo primero, no olvidemos que fotografiar es lo que más nos gusta y lo hacemos por que queremos. El 99% de las personas nos van a sonreír por pura empatía (probadlo). En el peor de los casos solo nos van a preguntar por qué hemos hecho la foto y para que la queremos, si nosotros tenemos esto claro el fotografiado también. Damos los motivos de una forma sincera e insistimos en que si no quiere que tengamos su foto la borramos con mucho gusto ya que el respeto a los demás es lo primero y no hay foto que valga la mala cara de nadie.

Raúl Barroso. 2017.

Cada vez que conseguimos nuestra foto el éxito nos va alimentando hasta que el miedo desaparece y nuestra zona de confort llega justo a donde queremos.La distancia y la zona hay que trabajarla, al fin y al cabo salimos a la calle para buscar situaciones, emociones y para de alguna manera vivirla. Eso es difícil de lejos, acércate y dispara, la calle es nuestra!

Raúl Barroso15697833_10211701223035591_674982458524736023_n

2 comentarios sobre “De los 3 metros a los 3 palmos, el miedo en la foto de calle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s