La copia de la copia

Creo que este es el artículo más difícil que he tenido que escribir para LCEN. Decirle al lector que tal vez esté copiando no es de buen gusto, pero me gustaría hacerlo reflexionar porque a la larga beneficiará a sus fotos, y logrará identificar su estilo fotográfico. Esto no se trata de acusar a nadie, sino de aportar mi experiencia, la cual pretendo convertir en un consejo para hacer mejores fotos (y como todos los consejos, podéis seguirlo o no: en “La Calle es Nuestra” siempre pensamos que no hay verdades ni reglas absolutas).

Lo primero es lo primero: todos copiamos.

Es un hecho. En más de un siglo con cámaras, millones de personas, y trillones de fotografías, es normal (y hablando matemáticamente, hasta estadístico) que existan fotos que se parezcan, o que hayan inspirado/copiado a otras. Además, dentro de la fotografía de calle, a cada uno de nosotros le mueve un tipo de vertiente ya existente. En el colectivo, a unos les apasionan los retratos de la gente con la que se cruzan, otros juegan con la naturaleza (luz, niebla, lluvia), y otros con los objetos del entorno y curiosidades de la calle… como veis nosotros tampoco hemos descubierto la rueda.

El problema viene cuando, en pleno auge de la fotografía de calle (si, está de moda y personalmente me parece de puta madre que haya más gente disfrutando de esto) las redes se invaden de fotos clónicas que son la copia de la copia, y lo que es peor, empezamos a salir a buscar “ese tipo de toma que funciona” sin tener en cuenta nuestros gustos propios, ni ser autocríticos.

Triangulito y contraluz, todos tenemos una!

A los que piensen que el selfie en el WC, los pies en la playa, o el plato de comida, son casos aislados de fotografías repetitivas en la red, sólo tienen que buscar el hagstag #streetphotography en Instagram para ver los mismos patrones una y otra vez. He aquí unos ejemplos (por cierto, el artículo está ilustrado con fotos mías, que efectivamente han pasado por el proceso de “voy a hacer una foto como la de…”):

  • El señor sin cabeza (un clásico, de hecho la foto de portada que la ilustra, es la que me dio pie a escribir el artículo)
  • El contraluz simplón en el que solo se ve una pared y una persona.
  • La foto en la que ajustas la velocidad de obturación a 1 segundo, y dejas a una multitud de personas borrosas.
  • El señor/a que mira con cara enfadada porque directamente le hemos apuntado al careto.
Os podría vender esta foto como una alegoría al consumismo…pero no cuela.

Y como estos, muchos ejemplos más. El problema de todo esto, o al menos en mi caso, es que vemos tantas imágenes de este estilo a diario que entrenamos el ojo fotográfico para buscar este tipo de fotos, porque sabemos que de alguna manera funcionarán socialmente o en las redes. De esta forma, si vemos a un tipo algo chepudo mirando al suelo, nuestro cerebro automáticamente piensa: joder, voy a agacharme para hacer una de esas fotos de señor sin cabeza.

Y efectivamente, nos guste o no, el resultado siempre será otra foto sin alma.

He ahí la clave, es ese funcionar como autómatas el que borra de un plumazo la originalidad de la foto. Con esto no digo que no podamos hacer un contraluz bestial, o que no me gustan los retratos de gente enfadada (oh…Bruce Gilden). Lo que pretendo es dar a entender es que hay que huir de fotografiar lo que vemos que a otros les funciona muy bien. La calle necesita fotos diferentes, aunque no sean del gusto de todos.

BRICKS MONTHLY CONTEST HATRED (1)
No fue una gran foto, y encima la señora se enfadó bastante.

Debemos de estar seguros de nosotros mismos, de aprender en que somos buenos, y de potenciar nuestro ojo en ello. De sentirnos libres de colgar una foto porque nos apetece, de borrar ese miedo de que no guste a la gente.

De olvidarnos de mierdas de reglas de la Fotografía de Calle y fotografiar con pasión.

Os animo a que seamos más creativos, y evitemos la copia de la copia. Sólo así avanzaremos y disfrutaremos mucho más de nuestros paseos fotográficos, y del gran arte de los demás.

David Fidalgo
David Fidalgo

3 comentarios sobre “La copia de la copia

Agrega el tuyo

  1. Muy bueno el artículo, pero me chirría la penúltima frase: “olvidarnos de mierdas de reglas de fotografía de calle…”
    Una cosa es no copiar fotos y otra no seguir las reglas.
    Eso sería tema para otro artículo, pero dicho aquí está fuera de lugar.

    Me gusta

    1. Hola Miguel,

      no puedo estar mas en desacuerdo contigo.

      Lo primero porque la fotografía es un arte libre, y en base a ciertos parámetros encajamos unas fotografías en un estilo u otro. De esta manera una montaña será un paisaje, y un zoom a una mosca sería una macro.

      Pero no siempre es tan fácil y menos en el estilo que nos ocupa como para dogmatizar y encasillarnos con reglas. De tal manera que disparando en la calle, hay hilos muy finos que podrían separar fotos de calle, fotos en la calle, retratos callejeros…

      De hecho me entristecería mucho se usaran reglas que limitaran este estilo porque:

      – Robert Frank no podría haber sacado Los Americanos a la luz a base de recortes extremos
      – Bruce Gilden no habría sido tan transgresor rompiendo la espontaneidad de la foto de calle asustando a la gente.
      – Doisneau no tendría esa serie tan cómica de gente sorprendiéndose por una foto erótica que había colocado previamente en un escaparate.
      – Me quedaría sin las escenas con actores en cámara de medio formato de Jeff Wall recreando situaciones que había vivido en la calle.
      – Philip-Lorca diCoria jamás hubiera usado un superzoom para hacer sus fotos a largos metros de distancia.
      – …

      Pueden gustarme mas o menos las técnicas de estos autores o sus fotos, pero no puedo negar que hacen avanzar el curso de la fotografía de calle, y para bien o mal… me han sorprendido.

      Las únicas reglas son las que cada uno se autoimpone, pero desde luego tengo bien claro que vistos los ejemplos de arriba, no soy quien para decir que es o que no fotografía de calle.

      Un saludo y gracias por comentar!

      Me gusta

      1. Completamente de acuerdo, Bricks.

        Yo lo veo así: lo que me interesa es el aspecto emocional, lo nos transmite esa fotografía. ¡Anda que no hay fotos bien hechas desde un plano técnico que no valen un pimiento, y al revés!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: